Vinieron a moverme de mi pequeño mundo…


Canta y alégrate, hija de Sión; que yo vengo a habitar en ti; oráculo del SEÑOR.

Zacarías 2, 14

Estaba esperando a unos amigos para irnos a una fiesta, y cuando llegaron, mi amiga aún no estaba lista, así que ahí me tienen esperándola sentada en la sala; como ya el ambiente se estaba poniendo aburrido y al ser yo tan sociable, empecé a platicar con el amigo de mi amiga  y jugando comenzó a leerme la mano, jamás he creído en eso, y no es broma pero de todo se vale Dios, pues una de las cosas que me dijo mientras jugábamos fue: “tú estás en este mundo para una gran misión, no descanses hasta descubrirla”, esas fueron sus palabras; palabras que para ser sincera me dejaron algo inquieta.

Ya estaba cerca semana santa y a mi pueblo suelen ir misioneros para realizar las celebraciones, así que ese año no fue la excepción, llegaron unas hermanas Misioneras, y mi papá al ser el encargado de la capilla él tendría que darles hospedaje, debo confesar que nunca antes había convivido con ninguna religiosa, así que creo que ahí comienza la aventura.

Mi familia estaba encantada de hospedarlas como cada año, para mí iba a ser la primer semana santa que estuviera en casa con misioneras, así que ese año según mi papá yo tenía que ser la guía durante toda la semana,  el primer pensamiento que se vino a mi mente fue: será la semana santa más aburrida de mi vida, la pasaré rezando; querido lector debes comprender que no tenía mucha experiencia con religiosas, ni con semanas santas, ni con rezos, etc.

No pasaron ni 10 minutos a su lado cuando me di cuenta de mi error, pues todo se estaba poniendo bastante interesante, en mi corazón comenzaron a surgir emociones desconocidas, inquietudes nuevas, recordemos que dos semanas antes me habían “leído la mano”, y había quedado inquieta con eso de la misión de mi vida, de la cual jamás me había preguntado; y creo que estaba llegando el momento, porque en esa semana tuve que asistir a las pláticas cuaresmales que estaban impartiendo en mi comunidad las misioneras, no recuerdo exactamente de qué trataba el tema, pero yo pregunté: “Hermana, yo sé que todos tenemos una misión en nuestra vida, ¿cómo puedo hacer yo para descubrir la mía? (ya no quería saber nada de las lecturas de manos). Necesito descubrirla.”

Y es que ya no podía pasar más tiempo sin saber para qué había nacido, necesitaba hacer algo concreto con mi vida, incluso con el tiempo he descubierto que esto que me quemaba lo he venido sintiendo desde pequeña, siempre preguntándome para qué estoy en este planeta, con estos padres, con este tipo de cabello, con estas cualidades, con este pecado, con estos amigos, todo, todo tiene un para qué y esto lo vinieron a mover más las hermanas, vinieron a cuestionarme con su manera de ser, de vivir, de reír, de soñar, de tratar a los demás, de tratarme a mí.

Vinieron a moverme de mi pequeño mundo y a hacerme ver que hay un mundo que necesita de alguien como yo, que hay personas con problemas más grandes que los míos, y que toda mi realidad está ahí para que yo sepa comprender y comprometerme con las realidades de los demás. Vinieron a traer consuelo y amor a mi comunidad, a mi persona. Vinieron a cambiar mi forma de ver al mundo, y a sembrar o a hacer crecer el deseo de salir de mis pequeños criterios.

Esa semana santa se movieron mil cosas en mí que creo que me faltan palabras para describirlo, y esa semana santa comenzó una búsqueda intensiva de lo que hoy sé que se llama Voluntad de Dios en mi vida para un mundo mejor.

Esa Semana Santa mi vida cambió, en esa Semana Santa descubrí que todo mi pasado y mi presente estaban sucediendo para algo, que fui herida y consolada para poder descubrir heridas y ofrecer consuelo, que no nací para mí, nací para los demás. Nací para amar y consolar. Sus heridas me sanaron y a eso mismo me siento invitada (1 Pedro 2, 24) .

Hna. Nallely del Corazón de Jesús

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s